Cómo sacar todo lo que comiste

No pasa nada: actúa de forma rápida así mismo para asegurar que esta mala nutrición temporal no genere bastantes estragos. Detente. … Relájate. … Hidrátate. … Bebe (un tanto) de agua con gas. … Sal a caminar. … Haz ejercicio (un tanto después) … Resiste la tentación de una aceptable siesta. … Tira las sobras (o dáselas a alguien)

¿Tienes ganas de saber de qué forma dejar de comer en demasía? Pensemos juntos…

Tras consumir los alimentos, somos invadidos por una sensación de saciedad, mandada por el cerebro que manda señales para avisar que no disponemos apetito y que debemos dejar de comer. Como es dependiente de varios causantes, estas señales se toman su tiempo en llegar: generalmente se ha visto que la saciedad tarda cerca de 20 minutos para proveernos satisfacción y disminución del apetito. La sensación de apetito hace aparición nuevamente entre 2 y 4 horas tras tu última comida, en dependencia de lo que comiste. Tras un bufé-incluido puede demorar un tanto mucho más.

Respetar las dos experiencias va a hacer que estés en paz con la comida sin meditar en todo momento en comer y sin estresarte. Además de esto, te deja comer con tranquilidad y moderación en el momento en que sientas apetito y parar en el momento en que te sientas satisfecho, sin culpa ni fracasos.

Tomar líquido abundante

Tras comer de manera amplia, es requisito tomar agua en todo el día. No se debe tener miedo a acrecentar la sensación de ocupar, ya que de todos modos esta asistencia al desarrollo digestivo y posibilita el tránsito intestinal.

Para esto, el más destacable líquido es el agua y es requisito tomar de a poco. Las bebidas con gas o refrescos no son correctas, puesto que el gas puede hinchar todavía mucho más todo el aparato digestivo.

De qué manera dejar de sentirte culpable (o enojada) tras comer en demasía o de ofrecerte un atracón.

Tienes 2 opciones: puedes sentir la culpa, seleccionar estar enojada por todo cuanto comiste y prometerte que vas a ser buena mañana (si bien esto no te transporta a parte alguna).

O puedes ofrecerte cuenta que los atracones y el comer en demasía es sencillamente algo mucho más, que no pasa nada.

¿De qué forma identificamos uno?

En el transcurso de un episodio de atracón se tienen la posibilidad de detectar ciertas de estas formas de proceder:

  • Ingerimos mucha comida, considerablemente más de lo común, en un corto transcurso de tiempo.
  • Sentimos que perdemos el control a lo largo de la ingesta excesiva de comida. Percibimos que no tenemos la posibilidad de parar de comer o no tenemos la posibilidad de supervisar lo que ingerimos.
  • Ingerimos mucho más veloz de lo que, con regularidad, lo hacemos.
  • Ingerimos hasta sentirnos incómodamente llenos.
  • Aun, sin tener apetito o sentirnos llenos, ingerimos bastante.

Mantén una aceptable hidratación

La carencia de agua se encuentra dentro de las causas primordiales de fatiga, estrechamiento y de la capacidad del hígado para metabolizar las grasas. Al sostener tu cuerpo hidratado de la forma correcta, ayudas a remover substancias tóxicas y desechos del organismo.

El primordial responsable de la retención de líquido es el consumo elevado de sodio, normalmente procedente de una dieta alta en hidratos de carbono y/o modelos procesados. Al tomar bastante agua tu cuerpo se deshace del líquido retenido, suprime mucho más toxinas y tu metabolismo trabaja con mayor eficacia.