Dónde debes ahorrar

Por lo general, en este país las cajas de ahorros rurales y municipales proponen las mejores tasas de rentabilidad de sus cuentas de ahorro. Es tu imán para atraer clientes del servicio. Por otra parte, es frecuente hallar otro género de tácticas en los bancos para capturar dinero de nuevos clientes del servicio: regalos y premios.

Siempre y en todo momento nos charlan de la relevancia de ahorrar o invertir para tener un salvavidas más adelante, con el que tengamos la posibilidad enfrentar una situación inopinada como la que nos encontramos pasando en este momento. Pero de todos modos no nos dan datos de cuál es la diferencia entre ahorrar y también invertir y qué es lo destacado para cada uno de ellos.

“El ahorro y la inversión tienen la posibilidad de ser acciones complementarias y enlazadas entre sí, pero con diferencias” Lo que las hace distintas es: el propósito que la persona tiene para el futuro, el producto escogido, el nivel de peligro que desea admitir y la rentabilidad de los artículos.

Cuándo tienes que ahorrar

“Si tu propósito es en un corto plazo y vas a requerir el dinero cualquier ocasión, lo destacado es ahorrar”, enseña Fabio Chavarro. Los artículos de ahorro, como las cuentas de ahorro, el ahorro planificado o los depósitos a período, son modelos segurísimos, que dan una rentabilidad moderada pero segura, que te dejan contar con del dinero en un corto periodo de tiempo de tiempo y con los que se expone la oportunidad de perder el capital. es muy recóndita, especialmente si lo haces en una entidad supervisada por la Superfinanciera o por la Supersolidaria.

Por servirnos de un ejemplo: Si piensas en realizar una especialización, puedes fijarte una misión de ahorro a un año y abonar una cuota fija mes a mes para conseguir tu misión en el período predeterminado.

¿Cuánto deberías ahorrar según tu edad?

¿Cuánto de tu salario deberías ahorrar en todos y cada etapa de la vida? ¿Perjudica la edad el porcentaje que tienes que preservar de tus capital? No siempre, pero en la mayoría de los casos lo realiza. La razón es que los capital y las obligaciones financieras tienden a seguir juntos con el tiempo. Los dos afectan tu aptitud de ahorro

Esto es, en el momento en que eres joven acostumbras a tener escasas obligaciones y costos. Teóricamente, tu aptitud de ahorro es alta. El inconveniente es que el salario asimismo es con limite. El resultado es que puedes ahorrar un óptimo porcentaje de tu salario, pero esto se traduce en poco dinero.

La estrategia 50/20/30

Fintonic ha sugerido distintas maneras de ahorrar, y el día de hoy sugiere que prestes particular atención a este simple procedimiento. Te va a venir bien especialmente si eres joven, vives solo o en pareja, o piensas en irte de casa.

Dónde debes ahorrar - Ahorrar dinero

El 50/20/30 te deja comprender cuánto dedicas a ahorros y costos, ahora qué género de costos dedicas el cien% del dinero que ganas. Es sencillísimo:

  • Debes dedicar el 50% de tu salario a costos básicos. Estos van sobre la hipoteca, las facturas, la red social, la cesta de compra por mes, etcétera. Son costos que debes efectuar sí o sí. De ahí que te cubren el 50% de tu sueldo, para impedir. Si te sobra dinero, bastante superior. No lo gastes en cosas superfluas y añádelo al siguiente porcentaje.
  • El 20% del dinero que ganas debe ir al ahorro. Este dinero será un colchón que te salvará en frente de probables futuras deudas, reformas en tu casa o cambios en tu familia. Y, además de esto, quizás seas joven y no te lo supongas todavía, pero en el momento en que seas mayor agradecerás haber ahorrado un óptimo dinero con este procedimiento.
  • El último 30% se destina a costos personales. Esto es, todo cuanto puedes realizar a lo largo del mes. Quizás te compras algo de ropa, otro mes que puedes dedicar a mucho más ocupaciones de ocio, viajes o quizás se juntan varios cumpleaños. Ahí es donde debes gastar este 30%. Y te recuerdo, si te sobra, añádelo al 20% de ahorro.

¿De qué manera comenzar a ahorrar dinero?

1. Haz un presupuesto personal

De este modo vas a poder tener un mejor control de tu dinero. Con un presupuesto personal, usted sabe cuánto dinero ingresa, cuánto precisa gastar y cuánto puede ahorrar.