Cómo saber si necesito un colchón firme o suave;La mejor opción para las personas que duermen de lado y las personas de poco peso es un colchón blando. Por el contrario

La gente que duermen boca arriba y boca abajo precisan un colchón mucho más estable.

Peculiaridades de un colchón duro

Los jergones duros tienen las próximas especificaciones en general:

Si bien puedes localizar jergones duros que no son muy firmes, lo habitual es que, la mucho más duro el colchón, mucho más estable. Esto significa que al reposar sobre un colchón duro, la sensación no va a ser muy envolvente.

Mejor colchón para el mal de espalda: géneros de colchón según la solidez

Un óptimo colchón es la base para un reposo de calidad, aparte de eludir el mal de espalda. La clave para seleccionar un colchón para el mal de espalda es seleccionar el que se ajuste de manera perfecta a tu fisiología —para esto tienes que tomar en consideración las peculiaridades que te hemos explicado en el punto previo—. No obstante, qué diferencia a cada género de colchón. Te enseñamos sus peculiaridades a fin de que logres conseguir el más destacable colchón para el mal de espalda:

  • Jergones de muelles: Son mucho más resistentes y no ceden al peso. Es un colchón sugerido para personas de tez mayor o personas con sobrepeso. La solidez de este colchón es superior al resto, esto se origina por las distintas capas que cubren los muelles y su resistencia.
  • Colchón de espuma HR: Son jergones de espuma de Alta Resiliencia. Sobre jergones que dan una solidez media. Se transforma, por consiguiente, en una alternativa muy aconsejable para reposar de lado y para mayores sin sobrepeso. Los jergones de espuma HR proponen menos transpiración que los jergones de muelles.
  • Jergones de látex: Los jergones de látex son entre las opciones mucho más recomendadas para la gente que tienen inconvenientes de espalda. En verdad, estos proponen un increíble nivel de soporte merced a la flexibilidad natural del material. Esto garantiza uniformidad y un satisfactorio confort al emplear este producto.

    Cómo saber si necesito un colchón firme o suave;La mejor opción para las personas que duermen de lado y las personas de poco peso es un colchón blando. Por el contrario - Colchones

    Este colchón tiene una solidez media.

  • Colchón viscoelástico: Se puede añadir viscoelástico a los jergones de muelles ahora los jergones de espuma HR. Es una alternativa muy habitual. En dependencia de la proporción de viscoelástica añadida al colchón puede cambiar de solidez baja a media, la viscoelástica está desarrollada para achicar los puntos de presión tanto en la espalda como en las piernas. Se están transformando en una alternativa muy aconsejable para personas mayores que pasan un buen tiempo en cama por inconvenientes musculares o articulares. Además de esto, esta clase de colchón absorbe realmente bien los movimientos, con lo que son aconsejables para camas de matrimonio.

¿Qué es un topper?

Un cubrecolchón es una cubierta plus de acolchado que se pone sobre el colchón, tal y como si fuera un colchón fino. Su primordial función es dar mayor tranquilidad y unión, y puede estar fabricado en distintas materiales, desde espuma o viscoelástica hasta látex o plumón y plumas.

A pesar de que los 2 términos en ocasiones se utilizan de forma indistinta, de todos modos no son iguales complementos de reposo.

Decisión de la solidez

Esta decisión va a venir cierta por la solidez del colchón, una solidez amoldada a nuestro IMC evitará que el colchón se hunda y nos dejará gozarlo en perfectas condiciones a lo largo de bastante tiempo. los años de su historia útil, que por norma general es en promedio una década.

En relación a la solidez correcta en el momento de escoger un colchón, les dejamos este vídeo en el que preguntamos a los especialistas del Centro Médico ARTRO, en Alicante, qué solidez de colchón seleccionar. Aguardamos que te de novedosas pistas y te asista a seleccionar mejor:

¿Y los jergones firmes?

Si bien ciertos expertos apoyan tanto un colchón blando como uno estable, la ciencia por norma general admite la próxima como la mejor contestación: tratándose de relajar el cuerpo a lo largo del sueño, los huesos tienen que tener alguna aptitud de restauración.

Con un colchón mucho más estable, tus huesos se ven forzados a mantener tu cuerpo a lo largo del sueño, en vez de depender de tus músculos. Esto deja que sus músculos se relajen, progresando la circulación. Además de esto, la región lumbar no puede hundirse en el colchón, lo que puede contribuir a impedir el mal de espalda.