Qué colchón es bueno para el dolor de espalda;Colchones de látex: Los colchones de látex son una de las opciones más recomendadas para las personas que tienen problemas de dolor de espalda. La razón de ello se debe a que estos ofrecen un excelente nivel de soporte gracias a la elasticidad natural del material.

Los pacientes de manera frecuente me preguntan qué colchón les va a ayudar mejor a calmar su mal lumbar. Reposar en el colchón equivocado puede ocasionar mal de espalda o empeorarlo, pero ¿qué colchón es la opción adecuada para contribuir a calmar el mal de espalda?

Prácticamente todos padecemos mal lumbar en algún instante de nuestra vida. El colchón conveniente puede calmar el mal de espalda y, en la mayor parte de las situaciones, contribuir a impedir el mal de espalda.La clave es que nuestro colchón debe ofrecer tranquilidad y acompañamiento. Ya que la tranquilidad significa distintas cosas para distintas personas, centrémonos primero en el tema del acompañamiento.

Jergones amoldados según el género de padecimiento

  • Jergones para cervicalgias. La gente con esta patología padecen afecciones en la zona superior de la espalda. Esta perjudica a una gran parte de la población puesto que en algún instante de su historia la ha sufrido. Por este motivo, hay jergones que dan mayor unión o refuerzo en esta parte de arriba del colchón, favoreciendo de esta forma un reposo perfecto.

Es primordial conseguir un colchón que nos deje sostener la columna en una aceptable posición. Para esto, asimismo va a ser primordial escoger la almohada correcta.

¿Qué colchón seleccionar para el mal de espalda?

Siempre y en todo momento se ha planeado que escoger un colchón para el mal de espalda ha de ser un colchón estable en vez de uno blando. En verdad, hay quienes aseguran que para el mal de espalda es conveniente reposar en el suelo para lograr ordenar nuestro cuerpo, no obstante, o sea una mala iniciativa. Nuestro cuerpo precisa amortiguación en el momento en que descansamos para eludir puntos de presión y de este modo progresar la tranquilidad, o sea, el colchón no ha de ser increíblemente duro.

Qué colchón es bueno para el dolor de espalda;Colchones de látex: Los colchones de látex son una de las opciones más recomendadas para las personas que tienen problemas de dolor de espalda. La razón de ello se debe a que estos ofrecen un excelente nivel de soporte gracias a la elasticidad natural del material. - Colchones

La clave para escoger un colchón para el mal de espalda es conseguir un producto que ande para usted. Ten presente que cada cuerpo es diferente, en consecuencia no todos y cada uno de los jergones marchan igual para todos. Estos tienen que amoldarse a la fisiología de cada uno de ellos. Si halla uno que se amolda de manera perfecta a usted, entonces encontró el más destacable colchón para el mal de espalda. No obstante, ¿qué colchón obtener para el mal de espalda? ¿a qué debo prestar atención?

  • El tono de piel de la persona: Como afirmamos previamente, cada cuerpo es diferente entre sí, con lo que no todos y cada uno de los jergones marchan del mismo modo, y eso es bueno para uno no en todos los casos es bueno para otro. La gente mucho más altas precisarán un colchón mucho más estable para reposar, al paso que la gente mucho más bajas desearán un género de colchón mucho más despacio.
  • Situación para reposar: Lo aconsejable en el momento en que se padece mal de espalda, según los especialistas, es reposar de lado. En verdad, así, se respeta la curva natural de la columna y el cuerpo está mucho más equilibrado. La solidez de colchón mucho más sugerida para reposar de lado es media. En cambio, si se duerme boca arriba, la solidez ha de ser dura, en contraste a si se duerme boca abajo que ha de ser blanda.
  • Termorregulación: La termorregulación es la aptitud del colchón para retener el calor y remover la humedad. Si eres un individuo fría, nuestra recomendación es que optes por materiales HR o viscoelásticos, al paso que, si eres un individuo calurosa, el colchón de muelles va a ser tu mejor apuesta.
  • Edad: La gente mayores tienen que decantarse por jergones mucho más blandos para eludir puntos de presión, al paso que los pequeños tienen que decantarse por jergones mucho más firmes.

Tabla para interpretar la cifra final: