Qué diferencia hay entre un colchón ortopédico y un colchón normal;· Los colchones ortopédicos poseen su superficie más dura que los colchones de resortes. Pero esta superficie también resulta lo suficientemente blanda como para que se pueda adaptar a la forma del cuerpo. 22 feb 2019

Consistencia de los jergones

La consistencia de un colchón acostumbra especificarse singularmente para jergones viscoelásticos (con relleno viscoelástico) y jergones con núcleo de espuma. Los bloques de espuma HR son los que tienen mayor consistencia y por consiguiente van a ser mucho más durables, acomodables y cómodos que el resto de jergones de espuma de menor calidad.

Los jergones viscoelásticos y de espuma difieren en su consistencia. En viscoelástica logramos hallar jergones de baja consistencia que van desde los 18 hasta los 40 kg por m3, de media consistencia desde los 45 hasta los 75 kg por m3 y de alta consistencia sobre los 80 kg por m3.

Colchón habitual vs colchón protésico

Esencialmente, creerías que es exactamente lo mismo: gadgets diseñados para acostarse sobre él, cerrar los ojos y reposar para ocupar ‘energía’. La cuestión es que mientras que el colchón habitual es despacio, el colchón protésico es mucho más estable gracias a su composición de espuma de alta consistencia y un marco de muelles firmes que ofrece un soporte plus a la zona lumbar con una placa de poliuretano. .

¡Así brindan el más destacable soporte viable para la columna, el cuello y las articulaciones!

¿De qué forma duermes?

Si duermes boca arriba, boca arriba, boca arriba, tienes que seleccionar un colchón duro.

Si duermes de lado, escoge un colchón menos estable, que deje que el hombro se hunda un tanto, hasta conseguir una situación cómoda.

Qué diferencia hay entre un colchón ortopédico y un colchón normal;· Los colchones ortopédicos poseen su superficie más dura que los colchones de resortes. Pero esta superficie también resulta lo suficientemente blanda como para que se pueda adaptar a la forma del cuerpo. 22 feb 2019 - Colchones

– Cubrecolchón viscoelástico:

Es el género de cubrecolchón más habitual. Radica en una cubierta de viscoelástica, comunmente de entre 3 y 6 cm de altura (según la necesidad de adaptabilidad agregada de los individuos del colchón), que se introduce en una funda de tejido Stretch. Esta funda, frecuentemente extraíble con cremallera, frecuenta tener una cara de verano, cubierta con un tejido de malla tres dimensiones transpirable, y una cara de invierno, para mayor tranquilidad a lo largo de los meses mucho más fríos. Este género de colchón en general se aconseja para personas que procuran suavizar la solidez de su colchón, haciéndolo mucho más adaptable y cómodo. Asimismo pertence a las resoluciones más asequibles y eficientes.

Tiende a ser un género de cubrecolchón que tiene dentro una cubierta de látex entre sus materiales. Este látex puede ser látex sintético o Talalay, mucho más costoso, pero mucho más maleable, transpirable y duradero. Entre sus elementos asimismo se incluye una gruesa cubierta de fibras hipoalergénicas, que crean canales de ventilación natural entre el usuario y la área de reposo, por los que el aire circula libremente en todo instante. Se sientan entre la cama y la área del colchón, por medio de la que el aire fluye libremente en todo instante. Está sugerido para personas mayores, por la sencillez para mudar de posición que dan, pero asimismo para personas muy corpulentas y más que nada calurosas que evitan la sensación de hundirse en el colchón.