3. Con vinagre y limón para desinfectar los harapos En una palangana o balde echamos abundante agua ardiente, cuando menos 5 litros. Entonces añada 3 tazas de vinagre de limpieza blanco. Ingresar todos y cada uno de los paños y harapos de cocina. Pasado el tiempo, se puede finalizar de lavar a mano o en lavadora.

Agua hirviendo

Esta es la opción mucho más tradicional y clásico, pero no por este motivo menos eficaz. Hablamos de elaborar una cazuela con agua hirviendo y detergente (asimismo puedes emplear un chorro de lejía si bien se encuentra dentro de los artículos de peligro) y dejar la colada a lo largo de 24 h. Entonces enjuague bien y cuelgue (preferentemente bajo la luz del sol directa) hasta el momento en que esté absolutamente seco.

Este condimento asimismo es un poderoso desinfectante que puedes utilizar no solo con harapos, sino más bien asimismo para adecentar los muebles del baño, por servirnos de un ejemplo. El vinagre es al unísono belicoso con los microorganismos, pero especial con los tejidos y, en la situacion de los sanitarios, aun quita la luz. Para lavar los harapos lo idóneo es colocarlos en remojo en una palangana con agua ardiente y un chorro desprendido de vinagre. Enjuague y seque después.

¿De qué manera lavar y desinfectar los paños de cocina?

De qué manera lavar y desinfectar los paños de cocina. (Fotografía: Getty Images)

  • 2 cdas. bicarbonato de sodio
  • ¼ taza de vinagre blanco
  • 2 cdas. de harina de maíz
  • Detergente líquido o en polvo
  • 1 tapón de lejía
  • 3 tazas de agua

De qué forma eliminar los pésimos fragancias de los paños de cocina

Los consejos precedentes te asistirán a eludir que los paños tengan mal fragancia. No obstante, en algún instante no vas a poder evitarlo. En esos casos, puede utilizar una de las próximas sugerencias. Entre los trucos caseros mucho más populares es hervir paños de cocina con algo de detergente y lejía. Déjalos hervir a lo largo de diez minutos y después lávalos como es costumbre. Si precisa lavar paños de cocina muy sucios, déjelos en remojo a lo largo de mucho más tiempo para remover la mayor proporción de mugre viable. Incluye un período de lavado plus para dejar tus toallas de microfibra o algodón impecables. Añadir vinagre o bicarbonato de sodio al lavado asimismo va a ayudar a remover el mal fragancia. Recuerda no combinar los dos modelos.

  • Consejo: Evite emplear suavizantes en las toallas de cocina. Este producto deja una cubierta sobre el tejido que, si bien lo realiza mucho más despacio, disminuye la absorbencia. Además de esto, los restos del detergente tienen la posibilidad de pasar a los alimentos.

Agua hirviendo

El agua hirviendo es muy eficiente para remover la mugre y en especial la grasa engastada en los harapos. Pertence a las técnicas mucho más usadas.

  • Para esto, excita agua en una cazuela y viértela en un envase que logre aguantar elevadas temperaturas.
  • Junta los harapos con algo de detergente y lejía y déjalos en remojo bien unos cuantos horas hasta el momento en que el agua esté fría.
  • Enjuague con agua y cuelgue afuera o use la secadora.

Aprende a lavar harapos de cocina sin desaprovechar el harapo

Es natural que emplees harapos de cocina para adecentar encimeras, estufas, hornos, mesas, refrigeradores, por ejemplo superficies. No obstante, transcurrido un tiempo se comienzan a ensuciar y ahí es donde entra en juego la buena práctica de lavarlos.

Si están medianamente descuidadas, remójalas en 1 taza de vinagre, ½ taza de bicarbonato de sodio y agua hasta cubrirlas. Déjalos descansar toda la noche y al día después colócalos en un período de lavadora con una cantidad notable de jabón.