Por qué el plomo protege de la radiación

El plomo es un increíble escudo contra las radiaciones electromagnéticas (rayos x y gamma) merced a su consistencia de 11,33 g/cm3, su prominente número atómico, su nivel de seguridad y asimismo merced a la sencillez con la que se puede trabajar.

¿Qué es la radiactividad y qué materiales resguardan contra la radiación radiactiva? La mayor parte de la multitud sabe que la radiactividad es dañina. Este suceso se descubrió por Marie Skłodowska Curie, quien realizó una amplia investigación sobre la radiación y acuñó el término “radiactivo”. Murió de un trastorno sanguíneo a la edad de 66 años como producto de un daño en su medula ósea. Se estima que esto fue provocado por los varios años que Curie pasó manipulando materiales radiactivos. Pero, ¿qué es precisamente la radiación radiactiva? La radiación radiactiva se genera a lo largo de la desintegración radiactiva, o sea, en el momento en que se desintegra el núcleo atómico de determinados materiales. «Radiación radiactiva» es de todos modos un término científico habitual: el término técnico es «radiación ionizante». Esta radiación se subdivide en tres tipos.

<img src="https://www.publircidad.

Por qué el plomo protege de la radiación - Delantales

com/wp-content/uploads/2022/11/pexels-photo-12854656.jpeg» title=»Por qué el plomo protege de la radiación» alt=»delantal de cocina el corte ingles»>

Lo primero en lo que hay que meditar en el momento en que se trabaja con rayos X es en la protección de los ojos contra la radiación.

Los ojos son entre las partes mucho más sensibles del cuerpo humano, con lo que la protección de los ojos en frente de las radiaciones directas y también indirectas que generan los aparatos de rayos x es una prioridad en tanto que la visión es muy frágil y eludir daños oculares.

La utilización de lentes de protección radiológica es la manera más óptima de prevención.

Utiliza nuestro contenido

Este contenido se puede emplear de manera gratuita (datos).

chaleco de plomo en el momento en que toman una radiografía, pero está apareciendo una exclusiva iniciativa entre los radiólogos y médicos, que está mudando la práctica de décadas de resguardar a los pacientes de la radiación.

En relación a los expertos

En relación a los aparatos de radiodiagnóstico dental empleados para radiografías intraorales, solo es requisito que el operador se halle a mucho más de 2 m del tubo de rayos X y tras el sitio donde se emiten estos , si es viable formando un ángulo de 90º con el haz de rayos X. Si es imposible tomar estas cautelas, va a ser preciso llevar un delantal de plomo y distanciarse lo mucho más viable.

Para efectuar radiografías extraorales se precisa que los aparatos estén en sitios blindados, o sea, cuartos emplomados con ventana vidriada con vidrio particular, donde el tolerante solo continuará en el momento en que el aparato de rayos X ande .

Deja un comentario