La gente que distribuyen mucho más sus fotografías en las comunidades detallan que su autovaloración se fundamenta eminentemente en la opinión que el resto tienen de ellos. En otras expresiones, indican personalidades y estados de ánimo muy expuestos a las críticas y votaciones del resto.

Cabeza de pato, con fondo, sin fondo, sonriente, abajo? ¡Verifica lo que dicen tus autofotos sobre ti!

SELFIE Y PERSONALIDAD ¿QUÉ DICE UN SELFIE SOBRE NUESTRA FORMA DE SER?

El día de hoy, en el momento en que observamos algo que nos atrae o podemos encontrar precioso, de manera automática nos tomamos una autofoto. Esta acción de años precedentes era la última opción, puesto que acostumbrábamos a solicitarle a alguien que nos tomara una fotografía. Hoy en día, es algo que está de tendencia y lo tenemos en cuenta habitual. El mayor inconveniente es que de forma frecuente nos importa mucho más de qué manera acabamos y compartirlo, que vivir el instante.

En verdad, los autofotos charlan de nuestra personalidad mucho más de lo que pensamos. También, en el momento en que nos autofotografiamos, puede ser una señal de que nos encontramos a gusto con nosotros o en ese instante de nuestra vida. Deseo decir, nos observamos bien.

Trastorno de la gente que toman muchas fotografías: Selfitis

En un inicio, en 2014, se señaló que la Asociación De america de Psiquiatría (APA) a lo largo de su asamblea El de forma anual charla conmemorada en Chicago en 2017 logró una declaración oficial sobre este tema. Pero entonces negaron haber diagnosticado una patología en estas personas que se toman muchas autofotos.

¿Existe alguna solución?

¿Hay solución a estos inconvenientes? En verdad, no hay nada malo con una autofoto. Los disconformidades brotan en el momento en que se muestran los excesos. El narcisismo no es nada nuevo. Estas fotografías sencillamente destacan la situación.

A nivel personal

  • Si las fotografías están publicadas, hay sobreexposición de la persona. Esto puede violar su intimidad. En el peor caso, hay quienes se aprovechan de la vida pública para acosar a el resto. Por poner un ejemplo, a través del ciberacoso. Charlamos asimismo de de qué manera el cuerpo se transforma en objeto de consumo.
  • Hay gente que vive aguardando las reacciones y comentarios del resto en sus fotografías. Son tan dependientes de las críticas del resto y tan inseguros que se ven atrapados en la búsqueda incesante de refuerzo y aprobación. Esto crea aún mucho más inseguridad, ansiedad y agobio.
  • Asimismo se charla de la selfitis como viable adicción conductual.
  • Si bien hablamos de casos mucho más apartados, no debemos olvidar que en ciertas oportunidades hacerse un autofoto piensa poner en riesgo la vida. En este sentido, hay novedades que se hacen eco de caídas y golpes de barrancos, montañas u otros sitios gracias a estos abandonos. En el afán de tener la mejor fotografía, bastante gente se dan a conocer a peligros insignificantes.

Te puede atraer: Se alegraron tanto que no lo han publicado en comunidades