Precaución del árbol tras plantar: Coloque una pulgada de agua a la área del suelo cerca del cepellón. Esto mojará el suelo a una hondura de 8 a diez pulgadas. En el momento en que el suelo está seco bajo la área, es hora de regar el árbol. Sostenga el suelo húmedo, pero no sobrepasado.

El aguacate es una planta de consumo general en el mundo entero, extensamente distribuida eminentemente en América Latina.

En los últimos tiempos su producción se ha aumentado gracias a la creciente demanda del fruto y sus derivados, como el aceite, que tiene características revitalizantes y regeneradoras para empleo cosmético.

Haz un orificio de 40 x 40 centímetros.

Marca en el suelo una región de 40 x 40 centímetros de ancho y largo donde harás esto y haz un orificio de unos 40 centímetros de hondura. Estas medidas se aconsejan para árboles jóvenes de 1,5 a 2 metros.

Mira la dirección de las raíces, un aspecto esencial para una plantación a raíz desviste

Si bien parezca un aspecto insignificante, solamente lejos de la verdad. En el momento en que una planta tiene sus raíces en distintas direcciones, es mucho más posible que arraigue adecuadamente. La mayor parte de las especies de plantas tienen raíces radiales. De esta manera, si estamos frente a un ejemplar con todas y cada una de las raíces en exactamente el mismo lado, es preferible decantarse por otro. Esto optimizará las opciones de que se constituya y se expanda apropiadamente.

Exactamente la misma con las plantas de cepellón, las raíces no en todos los casos están en perfectas condiciones. En un caso así no es tan malo puesto que al tener tierra alrededor la planta está cuidada y puede prescindir de una de ellas. No obstante, esto cambia drásticamente tratándose de plantar a raíz desviste. Para estas plantas es esencial que todas y cada una de las raíces dentro en la tierra estén perfectas. Por este motivo, es primordial podar las que estén secas o podridas antes de plantarlas.

En una habitual tarde calurosa, hasta medio agua puede perderse por evaporación. El más destacable instante para regar es por la mañana o durante la noche, a fin de que las raíces tengan la posibilidad de absorber la mayoría del agua.

No obstante, no hay un horario mágico para regar los árboles. La continuidad de riego va a depender del tamaño de su árbol, las condiciones del suelo y las condiciones climáticas. Los árboles recién plantados necesitan considerablemente más agua que los árboles establecidos, detallaremos esto ahora.