¿Por qué no quiero limpiar?

Y entre las causas más frecuentes para odiar la limpieza es: odiar perder el tiempo. En el momento en que debes realizar una labor requerida (como adecentar o estudiar), puedes meditar en otras 50,000 cosas que podrías estar realizando en ese instante. Y piensas: odio, odio, odio perder el tiempo de esta manera.

Entre los elementos recurrentes a lo largo de la depresión es la incapacidad para efectuar las tareas cotidianas. Las pequeñas cosas que acostumbrábamos a llevar a cabo sin esfuerzo en este momento se transforman en un planeta. Si la depresión es suave y todavía funcionamos de forma adaptativa, posiblemente tengamos la posibilidad concentrarnos en los inconvenientes que tenemos en cuenta mucho más esenciales. Y es lógico que dejemos de lado cosas que no son tan indispensables, como la limpieza de la vivienda.

¿Te sientes de esta forma?

No eres el único. En el mundo entero, miles de personas, en su mayor parte mujeres, pelean contra la dilación y el desánimo en el momento de sostener sus hogares limpios y organizados.

Aquí tienes ciertos avisos para en el momento en que no te sientas animado con tu casa.

Comienza por la cocina

Sostener tu cocina organizada te va a ayudar a perder ciertos kilogramos de sobra. La investigación declara que el caos lleva a comer en demasía debido al agobio, y si los únicos alimentos que mira en el momento en que se siente abrumado no son saludables, está añadiendo otro obstáculo para el perder peso. Redacta «cocina organizada» en tus tareas de limpieza y vas a ver la diferencia.

La limpieza puede asistirnos a tomar el control de nuestro ambiente, según el Dr. Cohen. En un planeta donde tanto está fuera de nuestro control, poder concentrarnos en cosas que tenemos la posibilidad de supervisar, como nuestro ambiente físico, puede ser realmente liberador y empoderador.

¿Qué causa el TOC por ir al baño?

Según el Conjunto de Trabajo de Cogniciones Obsesivas (OCCWG), hay múltiples cambiantes cognitivas similares con el TOC, las causas mucho más esenciales que lo provocan o desarrollan son:

  • Intolerancia a la indecisión
  • Sobreestimación de la amenaza
  • Perfeccionismo
  • Compromiso excesiva
  • Opiniones sobre la relevancia de los pensamientos
  • Opiniones sobre la relevancia de supervisar los propios pensamientos
  • Ideas recias
  • Falta de atención o cariño
  • Agobio

En los límites de las sugerencias dadas por el Ministerio de Salud para eludir la propagación del Covid -19, uno es lavarse las manos de manera frecuente y en hondura, y el otro es extremar las medidas de higiene en la vivienda. Son medidas primordiales a las que todos tenemos que prestar atención. Lo que ocurre es que lograrlos no va a ser tan simple para todos. Las medidas de limpieza y desinfección socias al Coronavirus tienen la posibilidad de empeorar los síntomas de quienes ahora sufren Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC).

El TOC se lleva a cabo gradualmente, mezclando varios componentes. Esto incluye, entre otras muchas cosas, una predisposición familiar: en torno a un cuarto de todos y cada uno de los trastornos obsesivo-apremiantes suceden a lo largo de la niñez. Vivencias críticas, una situación excepcional o una época escencial bien difícil tienen la posibilidad de ser el primer desencadenante del Trastorno Obsesivo Compulsivo. La educación asimismo puede influir en su aparición

En personas que no sufren TOC, la medida del lavado de manos socia al Coronavirus puede ocasionar hábitos apremiantes que, indudablemente, y en la mayor parte de las situaciones, remitirán espontáneamente en el momento en que esto ocurra .