¿Que genera una casa desordenada?

Vivir en un caos incesante hace un creciente sentimiento de culpa que, con el tiempo, puede ocasionar daños sentimentales. Cuanto mucho más dure la situación desorganizada, mucho más te va a costar ordenar el ámbito y mucho más te vas a sentir culpable por no poder sostener las cosas bajo control.

Vivir en una vivienda desorganizada tiene un encontronazo negativo en el estado anímico. La vivienda refleja la relación que la gente tienen con los elementos y de qué manera dejan que personas o cosas entren o salgan de sus vidas.

Despertarse en un hogar desordenado es un aspecto predisponente para comenzar mal el día, según ciertos especialistas en organización del hogar. Y sucede que las viviendas ordenadas son un reflejo de la gente que las habitan. Al ingresar en estos entornos uno se siente de buen humor y todo se ve en su rincón.

El caos crea agobio

En el momento en que hay caos pierdes cosas, te percatas de que no tienes ropa limpia hasta el momento en que debes salir de casa, llegamos tarde a nuestros compromisos, ni charlar en el momento en que alguien viene a conocer inesperadamente! Todos estos óbices se nos van juntando y de ahí que en ocasiones estamos como una cazuela a presión a puntito de explotar.

Aquí vamos a ingresar en la discusión, pues quizás estés convencido de que verdaderamente no te importa vivir en un embrollo, y que no te perjudica en absoluto. «Si la vivienda está desorganizada, bastante superior, pues de esta manera absolutamente nadie me visita». Pero es muy posible que te hayas habituado a esta “normalidad”. Es posible que haya pasado tanto tiempo desde el instante en que vives en un ambiente limpio y ordenado que no lo echas de menos. Pero el caos nos pesa en los tobillos, nos mantiene, no nos hace seguir. Te garantizo que si comienzas a poner tu casa en orden, manteniéndola limpia y estructurada, si bien sea solo para tus ojos, tu estado anímico va a mejorar, desearás estar mucho más activa, meterte en nuevos proyectos, desearás obtener bonito cosas para la vivienda y para ti, pues tu actitud va a ser mucho más efectiva.

La ansiedad nos pasa a todos en el hogar

Tomado de: Freepik

Se ha comprobado que un espacio lleno de caos en una vivienda puede perjudicar el estado anímico de todos viviendo en la vivienda. Ya que las malas condiciones, la mugre y el caos tienen la posibilidad de influir en los trastornos del estado anímico, como la depresión y la ansiedad, en todos y cada uno de los integrantes del núcleo familiar. Sensible y psicológicamente, la gente tienen la posibilidad de acostumbrarse a vivir en un caos, pero eso no es bueno.

Stress et maux

Lorsque nous normalisons le fait de vivre dans une maison en désordre, au milieu du chaos d’une maison en mauvais état, nous provoquons des sentiments de culpabilité qui finissent par nuire salud psicológica. Cuanto mucho más caos haya, mucho más bien difícil parecerá salir de la situación, creando agobio.

En el momento en que tratas de sostener tu casa en buen estado, es mucho más posible que consigas aclarar tu cabeza con pensamientos positivos y aclarar tus ideas.

No hallas lo que buscas

Hay quienes defienden que entre todos y cada uno de los desórdenes tienen la capacidad de tener su orden. Tengo serias inquietudes sobre esto por el hecho de que pienso que en el caos es realmente difícil hallar las cosas que buscas y se tarda el doble. En el final, se pierde una proporción de tiempo notable para lograr hallar algo que se podría conseguir en un momento, en caso de que siempre y en todo momento estuviese exactamente en el mismo sitio, ordenado.

Aclarar que la ropa prosigue en el armario, los libros en la estantería, el portátil y los cables en una región concreta de la habitación o salón, cinta adhesiva, crayones y otros elementos asimismo almacenados en exactamente el mismo cajón, nos deja detectar y clasificar todo de manera lógica para no perder el tiempo intentando encontrar por toda la vivienda. ¿O te atreverías a almacenar los youghourts bajo la cama y esperar localizarlos en perfectas condiciones? ¡Todo tiene su rincón!