En un caso así, la técnica lleva por nombre tejido de brazos y radica en emplear los brazos y las manos tal y como si fuesen agujas de hilar. La técnica de hilar a brazos es muy entretenida, diferente y además de esto puedes llevar a cabo el trabajo rapidísimo.

«Mis manos tienen cinco dedos, que me asisten a divertirse, pero en el momento de los deberes como saben trabajar, mano derecha, mano izquierda, siempre y en todo momento prestos a asistir, uno llega al otro y el trabajo va a iniciar.” “El campanero sube las escaleras, sube, sube, sube y sube; está en el campanario, toca la campana, ding, ding, ding, ding, ding, ding”

Con estas canciones los pequeños y pequeñas de un conjunto empiezan su trabajo, se crea un ámbito mágico lleno de tranquilidad, no hay prisa, cada uno de ellos es personaje principal de su creación.

¿Cuáles son los resultados positivos de hilar a mano?

En el momento en que tejemos a mano aumentamos la coordinación cerebral y estamos trabajando los dos hemisferios cerebrales, la terapia con lana tiene provecho en nuestra psicomotricidad y nos asistencia no solo a desarrollar la imaginación lado, sino más bien asimismo el intelecto. encia y coordinación.

Hilar radica en armar una lona, una prenda o un elemento ornamental entrelazando hilos a mano, usando una máquina, o una o 2 agujas de hilar que tienen la posibilidad de ser de distintas materiales como madera, aluminio o plástico. . Hay múltiples técnicas para hilar, pero las más frecuentes son el tejido de punto y el ganchillo.

Último punto

En 2020, Yesid logró conseguir el acompañamiento económico del Programa de Educación Políglota (PBI), el Consejo Regional Indígena del Cauca (CRIC), que vio la relevancia cultural que representaría este Mochila de la familia Caña. Con este atractivo ha podido proseguir y tener alivio para lograr poner la costura final a la mochila. Además de esto, creyó que si conseguía llenarlo ese año, podría enseñar la obra en la celebración del 50 aniversario del CRIC que sería el año siguiente.

Más allá de que la mochila no fue desarrollada para esta celebración, este espacio fue propicio para exhibir este trabajo familiar y un acontecimiento esencial para visibilizar el trabajo de las tejedoras, motivar a mucho más personas y, más que nada, dignificar a la mujer nasa tejiendo. Con eso en cabeza, la familia prosiguió tejiendo hasta el 30 de diciembre de 2020, en el momento en que brindaron su última puntada. “En el momento en que acabamos estamos muy contentos pues ahora habíamos terminado la mochila grande y asimismo por el hecho de que había una razón: enseñar la obra en el 50 aniversario del CRIC”, ha dicho Mayerly.