Cuál es el significado del pino de Navidad

El árbol de Navidad es un abeto adornado con adornos y luces, que representa el cariño eterno de Dios y el nacimiento de Jesucristo, considerado “el árbol de la vida”.

Entre las tradiciones mucho más extendidas en el planeta en Navidad es personalizar el árbol de Navidad. A lo largo del mes de diciembre y una parte de enero, en todas y cada una de las viviendas el centro de atención es el árbol, pero ¿qué es lo que significa el árbol de Navidad?

ORIGEN DEL ÁRBOL DE NAVIDAD

Diríase que San Bonifacio, que era un beato anglosajón, obispo y mártir, cortó un trozo de un espeso fresno persistente y lo reemplazó con un pino. Este árbol sobrante debió ser parte de un nicho venerado donde pusieron al niño Jesús.

Entre las leyendas mucho más populares asimismo afirma que entre los primeros árboles de Navidad así como los conocemos fue en Tallinn, Estonia en 1441, donde un vecino de ese pueblo comenzó a bailar a su alrededor, ocasionando un incendio que ocasionó varios habitantes acaben prendiendo sus abetos en los años venideros.

Concepto de los árboles de navidad

El 8 de diciembre es práctica en muchas familias reunirse para poner el árbol de navidad, se escoge esta fecha por ser la Día de la Inmaculada Concepción de María. El árbol se guarda hasta el 6 de enero, Día de Reyes, puesto que, según nuestra tradición, son los Reyes Magos quienes nos van a dejar regalos al pie del árbol, al lado de los zapatos, fecha desde la como se festeja la Navidad.

Cuál es el significado del pino de Navidad - Navidad

Concepto del árbol de Navidad

Los árboles son símbolo de vida que dan alimento, sombra y cobijo. Señalando al cielo, distintas etnias los asocian con lo divino.

El pino de Navidad evoca a la Muy santa Trinidad en su forma triangular y su follaje verde perenne representa la vida eterna.

Historia de historia legendaria del niño

Cuenta una historia de historia legendaria europea que el árbol de Navidad nació en una fría noche de invierno, en el momento en que un niño procuró cobijo en casa de un leñador y su mujer, donde se lo recibió y lo alimentó.

A lo largo de la noche, el niño se transformó en un ángel vestido de oro: era el niño Dios. Para premiar la amabilidad de los jubilados, tomó una rama de un pino y les mencionó que la plantaran, prometiéndoles que de año en año daría frutos. Este árbol dio manzanas doradas y nueces plateadas.