El truco del palo Para eso tengo un truco: utilizo un palo de bambú (de esos que se emplean para realizar brochetas) y pincho el suelo con él. Si el palo sale seco, riego, si sale húmedo, espero. Es como llevar a cabo una tarta.»

De qué manera entender si una planta precisa riego

Para comprender si lo haces bien o no, te recomendamos que toques el suelo con los dedos y si está seca la planta tiene sed y por ende florecerá menos y sus tallos van a estar arrugados, caídos o amarillentos, las hojas se encresparán, decolorarán o se van a caer Si la tierra se ve húmeda o ves que las hojas agradables se vuelven negras y llegar a cobrizo, entonces vamos a regar bastante.Un pequeño truco es sacar la planta de la maceta y envolverla en papel de cocina a lo largo de 24 h, atravesar los dedos y aguardar a que se logre almacenar.

En En los dos casos, el exceso de riego es un tanto mucho más bien difícil de corregir pues cuesta considerablemente más recobrar la planta y es un desarrollo mucho más largo

Observación de riego

La observación de riego ideal ha de ser facil de empleo para cualquier clase de planta y sustrato. Para esto, te aconsejamos los llamados avisadores de riego familiar.

De qué manera eludir su aparición

La aparición de este género de moho responde a una sucesión de causantes bien establecidos. Como afirmábamos antes, en los diversos tipos de sustratos vegetales, el moho está presente de manera, de entrada, indetectable al ojo humano. Lejos de ser algo negativo, los mohos y la fauna bacteriana son ventajosos y precisos de cara al desarrollo de nuestras plantas.

Pero eso sí: siempre y cuando estén bajo control.

Esto debe hacerse en el momento en que la humedad sea excesiva

Si ves que la humedad superó el límite «saludable» para tu planta, lo destacado es trasplantarla velozmente en una cazuela novedosa y mucho más grande. Intente añadir mucho más tierra y empaquetar bien la planta. Al realizar esto, el nuevo sustrato absorberá el exceso de agua que tenía y la planta va a mejorar.

Otro procedimiento, un tanto mucho más drástico, pero idóneo para eliminar toda la humedad de una planta, es traspasarla a una maceta novedosa con tierra novedosa, seca, sin agua. Deja la planta de este modo unos días y comienza a regarla de a poco. De esta forma vas a ver lo veloz que se está recuperando la planta.

Palillos

¿No pensaste en eso?…

Puedes emplear un palillo para medir la humedad del suelo. Lo esencial es que el palillo que emplees sea de madera.