En lo que se refiere al riego de las alegrías, ha de ser abundante para sostener la tierra húmeda pero jamás elevado. Además, es esencial eludir remojar las flores de las alegrías en tanto que se tienen la posibilidad de estropear de manera fácil.

Ver la planta de los besos de alegría colgada en el balcón de la vivienda es un recuerdo común entre los colombianos, ya que esta planta es muy simple de cultivar, asimismo es muy agradecida pues genera flores de manera continua, y eso es por el hecho de que eso de ahí que son muy empleados para adornar y ofrecer alegría y color al hogar.

Las impatiens walleriana, generalmente conocidas como alegrías de la vivienda, orejas de oso o sencillamente alegrías, son una planta muy apreciada en jardines de interior y exterior, gracias más que nada a su capacidad de floración, su veloz desarrollo y su resistencia natural .

Especificaciones

Es una planta herbácea y cargada que consigue una altura entre 30 y 70 centímetros, lleva a cabo un tallo muy ramificado con nudos pronunciados. Sus hojas son de color verde claro o moteadas de blanco en ciertos híbridos hortícolas. Las hojas inferiores de estas plantas medran alternas y las superiores son verticiladas, por norma general de manera lanceolada, de 3 a 8 centímetros de largo, puntiagudas en el ápice, cónicas en la base y con bordes dentados. .

Sus pecíolos miden de 1 a 3 centímetros de largo. Las flores tienden a ser rojas, y asimismo se puede observar la planta Alegrías del Hogar con flores moradas, rosadas y blancas. Del cáliz surge un espolón largo y angosto de color. Sus frutos son cápsulas verdes y dehiscentes, en el momento en que maduran se abren bruscamente al tacto y lanzan semillas negras.

¿Por qué razón mueren las alegrías del hogar?

Las alegrxedas no aceptan bien el frío, con lo que si la región donde vives tiene temperaturas bajísimas o aun heladas, tienes que resguardar las plantas para eludir que mueran a lo largo del invierno. Las plagas más habituales que tienen la posibilidad de perjudicar a las alegrxedas son los pulgones, ácaros, babosas, orugas, etcétera.

En invierno va a bastar con un riego semanal, al paso que en verano va a haber que regarlas frecuentemente y regularidad, eludiendo siempre y en todo momento remojar las hojas a fin de que no padezcan un ataque de hongos.

Riego y humedad, 2 puntos a controlar de cerca

Comencemos por el riego, entre los cuidados de la planta de Alegría que acostumbra ocasionar mucho más inconvenientes en su cultivo.

Es esencial entender que es una planta que no acepta las crecidas de agua, puesto que el exceso de agua o un mal drenaje tienen la posibilidad de lograr que sus raíces se pudran. Por tal razón, es esencial regar equilibradamente. Al tiempo que a lo largo de los meses de invierno va a ser bastante un riego semanal, a lo largo de los meses de verano y especialmente si la temperatura es alta, deberemos regar todos los días.

Aparte de esto, es esencial comprender que Joy agradece tener cierto nivel de humedad ambiental para estar cómodo. Algo que tenemos la posibilidad de hallar colocándolo sobre una bandeja con árido húmedo. Es esencial, más que nada en interior, eludir remojar las hojas y las flores: es una planta con determinada predisposición a anomalías de la salud fúngicas como la Botrytis.

Siembra, riego, cuidado general

Precisan un suelo húmedo y abundante en nutrientes. Cuanto mayor sea la humedad, mayor va a ser el desarrollo. El cultivo debe hacerse en un espacio semisombra, si se dan a conocer a mucha radiación del sol corren el peligro de mustiarse. El riego ha de ser abundante, y debe hacerse temprano en la mañana o en la tarde, sin remojar las flores y las hojas. La temporada de siembra es el desenlace del invierno y el comienzo de la primavera, es en esta temporada que asimismo se genera su floración. Las impaciencias no aguantan el frío, el ámbito húmedo y temperado les estimula.

Es conveniente eliminar las plantas enfermas y desinfectar el suelo. Las patologías tienden a ser ocasionadas por la bacteria Pseudomonas y el hongo del suelo, Pythium Rhizoctonia, que tiñe las hojas. Las plagas son pulgón, mosca blanca, ácaro colorado, hormigas y nematodos de raíz.