¿Con qué continuidad se tienen que regar las plantas de interior? La mayor parte de las plantas de interior tienen que regarse cada 1-3 semanas. Debe controlar sus plantas de interior y regarlas en el momento en que lo precisen, en vez de continuar un horario.

El riego es el suministro de agua a las plantas a fin de que contengan su hidratación y logren hacer sus procesos vitales.

Cambio de maceta

Trasplantar a una maceta mucho más grande va a ser ineludible conforme la planta se expanda. Salvo en varias especies, como la citada orquídea, no es positivo que las raíces se amontonen: tienden a enroscarse, en el momento en que procuran la forma de medrar, y terminan ocupando todo el espacio, en escaso tiempo, de aire.

Siempre y en todo momento al comienzo, recién conseguido, es conveniente pasar a un contenedor mucho más grande. Usa un sustrato conveniente: tienden a ser de turba, que es poco nutritiva y si se deja secar es bien difícil que se vuelva a humectar.

De qué manera regar el jardín en otoño

En otoño es requisito espaciar los riegos en el tiempo. Comunmente, un jardín necesita un riego moderado unas un par de veces a la semana. Si llovizna con esta continuidad o mucho más en el área donde vives, entonces no precisas regar el jardín. Si no llovizna o si el otoño es bastante seco, riega el jardín cada 3 días. Si asimismo tiene plantas con flores en el jardín, intente no remojar el follaje o las flores.

Si tienes instalado el riego por goteo, no olvides desarrollar el temporizador para reducirlo y regar menos. Aun puedes prescindir de él a lo largo del otoño y el invierno.

Por consiguiente, puedes eliminar las mangueras, acoplarlas separadamente y guardarlas en la caseta para preservarlas de manera perfecta en el momento en que vuelva el buen tiempo.

Consejos de riego para las distintas estaciones del año

– Primavera. En el final del invierno, las plantas se tienen que regresar a regar delicadamente, pero de forma medida a fin de que no se aneguen.

Además de esto, la primavera es una temporada donde indudablemente hay que acrecentar la continuidad de los riegos, que en la mayoría de los casos van a ser un par de veces a la semana. Es conveniente preguntar las pretensiones de cada ejemplar en su ficha técnica.

– Riego por inmersión

Para emplear este procedimiento de riego de plantas de interior, ponga la maceta de manera directa en un envase lleno de agua. Al cabo del rato (diez-15 minutos) vamos a sacar la cazuela del agua. El próximo paso va a ser dejar chorrear la planta, para remover el exceso de agua. Es el más destacable procedimiento para plantas ubicadas en macetas o macetas pequeñas, siendo asimismo una suerte de antídoto para recobrar una planta que sufrió una exposición excesiva al calor sin suministro de agua, lo que indudablemente la llevó a secarse. Puede parecer por su fachada que es irrecuperable, pero con este procedimiento de riego por inmersión, ciertas plantas consiguen subsistir; conque si te hallas en esta situación, prueba siempre y en todo momento este procedimiento antes de tomar la resolución final y determinante. Esta es asimismo la manera mucho más correcta de regar las orquídeas, una planta muy sensible a los cambios de temperatura y al exceso de agua.

– La manera mucho más rápida y frecuente de entender si una planta precisa agua es a través de una operación bastante fácil: hundir los dedos en la tierra hasta una hondura de 2 centímetros. Si el sustrato está húmedo, no reguemos para eludir el exceso de humedad, por el hecho de que las raíces podrían pudrirse o encender la capacitación y proliferación de moho u hongos.