En el momento de regar tus macetas, lo mucho más frecuente es llevarlo a cabo desde arriba. Emplear la regadera es una forma simple de sostener las plantas hidratadas. Y seguir con precaución, mojando el sustrato y no las hojas, asimismo va a estar en orden.

REGAR SIEMPRE CON LA MISMA FRECUENCIA

Las pretensiones de riego de una planta dependen del género de planta que sea y de la estación del año donde nos hallemos.

  • En primavera y verano precisan mucho más hidratación, pues hay una mayor evaporación del suelo.
  • En temporadas de pocas precipitaciones, se sugiere regar con una mayor frecuencia.
  • En el momento en que una planta está en maceta: si la maceta es pequeña, va a haber que regar mucho más la planta.
  • Si la planta está expuesta al sol, precisará mucho más agua que si está a la sombra.
  • En sitios donde hace viento, es requisito regar con mucho más continuidad.
  • En verano se regará habitualmente al paso que en invierno los riegos van a ser prácticamente nulos.

¿Por qué razón no se riegan las orquídeas?

No es una planta habitual, ni en su origen ni en su floración. Y de ahí que, las orquídeas no se riegan como cualquier otra planta. Si deseamos cultivar una orquídea sana, es esencial descuidarse de ese habitual ademán de dejar un plato bajo con agua o regarlo felizmente desde arriba.

¿De qué manera regar una orquídea en el momento en que está prácticamente seca?

Un riego cada tres semanas… o mucho más

Por inmersión, las plantas de interior solo se tienen que regar cada 2 o tres semanas. O aun mucho más: habitualmente, plantas como el poto o el ficus tienen la posibilidad de soportar hasta tres meses sin agua y no enseñar síntomas de sed. Para comprender si la planta precisa agua nuevamente se tienen la posibilidad de usar múltiples técnicas hogareñas: por una parte, ingresar el dedo y revisar si hay humedad.

Si hay humedad, mejor no regar. Si la planta tiene inconvenientes, quizás la solución sea no ofrecerle mucho más agua, quizás tenga alguna plaga o le falten nutrientes. Otros jardineros utilizan un palillo largo y lo horadan, tal y como si fuera un pastel.

– Irrigación desde abajo

En este otro caso, la acción a efectuar va a ser la contraria a la previo, consistente en completar el platillo bajo la jarra. De esta manera dejaremos que nuestra planta absorba, mediante los agujeros de drenaje, la cantidad precisa en los instantes precisos. Más tarde, tras revisar pausadamente el estado del sustrato, vamos a proceder a remover los restos de agua insignificantes que podrían dañar la planta.

Para emplear este procedimiento de riego de plantas de interior, debemos poner la maceta de manera directa en un envase lleno de agua. Al cabo del rato (diez-15 minutos) vamos a sacar la cazuela del agua. El próximo paso va a ser dejar chorrear la planta, para remover el exceso de agua. Es el más destacable procedimiento para plantas ubicadas en macetas o macetas pequeñas, siendo asimismo una suerte de antídoto para recobrar una planta que sufrió una exposición excesiva al calor sin suministro de agua, lo que indudablemente la llevó a secarse. Puede parecer por su fachada que es irrecuperable, pero con este procedimiento de riego por inmersión, ciertas plantas consiguen subsistir; conque si te hallas en esta situación, prueba siempre y en todo momento este procedimiento antes de tomar la resolución final y determinante. Esta es asimismo la manera mucho más correcta de regar las orquídeas, una planta muy sensible a los cambios de temperatura y al exceso de agua.

FLORES

De qué forma regar las plantas: flores. (Fotografía: Getty Images)

  • Riego: desde abajo (de manera directa sobre el suelo). Esto evitará que las flores se dañen y se marchiten.
  • Perseverancia: 3 a 5 ocasiones a la semana a fin de que florezcan con sencillez.