La leche es un increíble fungicida natural, siendo de esta forma de los mejores antídotos biológicos para tratar una extensa variedad de hongos en tus plantas, sosteniendo el cultivo rigurosamente orgánico y sin precisar recurrir a químicos artificiales de ningún género.

5 usos de la leche en el jardín

¿Has planeado en usar la leche para desinfectar las herramientas del jardín? Los estudios completados en la Facultad Estatal de Michigan demostraron que la leche es un desinfectante eficiente para las herramientas.

  • Lea: 4 maneras de desinfectar tijeras de podar

Antídoto contra la pudrición apical.

¿Se puede usar la leche para sanar el inconveniente de pudrición floral que se muestra en las plantas de la familia del tomate?

La causa es la carencia de transporte de calcio a la planta desde el suelo. Esto puede deberse a varios causantes, como la carencia de humedad incesante y la sequedad del suelo.

Haz fungicida casero con leche

Si no tienes suero de leche, puedes utilizar leche y bicarbonato de sodio para llevar a cabo un fungicida veloz. Como es natural estos preparados no son una panacea contra los hongos. No obstante, utilizado con prevención y al menor síntoma, puede supervisar y sostener la infestación a fin de que consigas llegar a la cosecha.

  • Para realizar un litro de fungicida con leche solo necesitaremos.
  • Combinamos 800 ml de agua tratada y limpia con 200 ml de leche.
  • Debemos usar leche desnatada, puesto que la nata crea restos desapacibles y puede atraer insectos perjudiciales.
  • Añadir 20 gramos de bicarbonato de sodio.
  • Combinar todo bien y utilizar con pulverizador sobre el cultivo.

¿Es la leche un limpiador posible para las plantas?

Bastante gente se sorprenden al conocer que la leche es de las mejores substancias depurativas para las plantas, y marcha por múltiples causas. Primero, las proteínas de la leche asisten a contemplar las hojas de las plantas. Seguidamente, el ácido láctico de la leche contribuye a desarticular los restos vegetales. En tercer rincón, la leche puede atraer bacterias buenas.

Cuarto, el calcio en la leche contribuye a las plantas a desarrollar raíces fuertes. Y, finalmente, el calcio de la leche contribuye a disuadir a las plagas, como los pulgones que de forma frecuente infestan las plantas.

Leche y bicarbonato de sodio

Caso de que tus plantas ahora hayan sido invadidas por hongos o bacterias, puedes elaborar un fungicida a partir de leche y bicarbonato de sodio. Sencillamente revuelva ¼ de litro de leche y 1 litro de agua en una botella con atomizador. Añada 2-3 medidas de cuchara de bicarbonato de sodio.

Entonces bate la mezcla a fin de que se disuelva el bicarbonato. Utilizar la solución por toda la planta, singularmente en las ubicaciones mucho más perjudicadas. Puedes emplear este producto una vez a la semana hasta el momento en que tu planta sane.