La original forma puntiaguda de sus hojas y su profundo color colorado -si bien asimismo hay blancos- van a llenar de color tu jardín o balcón. Puedes tenerlas en macetas, cuidando de no regarlas de forma directa: pone un plato con agua bajo las macetas y beberán la cantidad que precisen.

Colorea con plantas que dan flores de invierno

Si bien no haya tantas flores de invierno, el jardín puede llenarse de colores si lo elaboramos para eso. Entre las perennes hay ejemplares de particular interés por el tono de sus hojas. Hay abetos azules o enebros, coníferas amarillas y doradas y arbustos que revientan con bayas rojas, naranjas o moradas en el otoño.

Me agrada dejar que el jardín duerma y duerma bien tras el trabajo de invierno, me da un respiro de algunas semanas y lo miro por la ventana pensando de qué forma va a ser la próxima primavera. Pero si eres una de aquellas personas que desea ver color en el jardín a lo largo de todo el año, asimismo tienes una pluralidad de flores de invierno para escoger a lo largo de los meses mucho más fríos. En la próxima lista, seguramente hallas uno que se ajuste a tus pretensiones.

Flores de invierno:

  • Camelia: Camellia japonica. Lo básico que has de saber sobre la camelia es que no le agrada la tierra alcalina ni el agua dura o salina que reseca las puntas de sus hojas y la planta no brota. Sombrearlo hasta el momento en que sea suficientemente grande para aguantar el sol directo. Abonarla con un abono particular para plantas ácidas y utilizar quelato de hierro una vez por año.

Plantas de invierno que resisten el frío

El crisantemo tiene flores enormes y coloridas. Brota en otoño y es muy fuerte a las bajas temperaturas, salvo fuertes heladas. No requiere bastante sol, con lo que se puede sostener a la sombra sin inconveniente.

Otro enorme fuerte al frío en el jardín. Con la capacidad de aguantar aun diez grados bajo el termómetro, la Abelia es un bello arbusto en flor que se caracteriza exactamente por el rápido fragancia a miel de sus flores blancas. Si bien estas no son de invierno (a la inversa, su floración empieza en primavera y se alarga hasta finales de otoño), la existencia de sus hojas de color verde profundo nos va a acompañar a lo largo de todo el año. .