No tener el título del inmueble quiere decir que no andas acreditado como dueño, no tienes garantía legal y por consiguiente no tienes derecho sobre el inmueble.

Secuelas de no anotar

No anotar la adquisición de nuestra casa en el registro de la propiedad es muy riesgoso.

Si tras la escritura privada (un contrato sin pasar por el notario o el registro civil) el dueño registrado (la persona a cuyo nombre todavía está registrada la vivienda) la revende (la cede) o la hipoteca o embarga él, el auténtico dueño debe presentarse.

Documentación para ofrecer de alta una casa heredada

Ofrecer de alta una casa heredada es un trámite bastante simple, pero como todos trámite, es requisito enseñar una secuencia de documentos que acrediten la identificación del nuevo dueño. ). Ahora observamos lo mucho más considerable:

  • Copia del DNI y certificado de defunción del viejo dueño de la vivienda.
  • Copia del documento nacional de identidad del heredero.
  • Certificado de última intención.
  • Certificado de seguro de vida.
  • Si el motivo no logró testamento, presente la declaración de herederos frente notario.
  • Justificante del pago o postergamiento del impuesto sobre sucesiones y donaciones.
  • Original del acta de aceptación, tal como del remate de la vivienda frente notario. En este acto de aceptación van a deber constar los datos mucho más importantes y gráficos de la vivienda, lote o casas heredadas.
  • Según la ley de hacienda local, enseñar la comunicación por cada vivienda heredada o, en su defecto, el impuesto sobre el aumento del valor de los terrenos de naturaleza urbana.

¿De qué forma conseguir el registro de la propiedad?

Requisitos Obligatorios:

Si el inmueble no está registrado a su nombre, no se genera la tradición del inmueble, señalando que no hay cambio de titular. Por consiguiente, legalmente, no aparecerás como titular.

¿Cuándo se hace eficaz la adquisición?

Para contestar a esta pregunta, debemos investigar las condiciones demandadas por la legislación de españa para la adquisición de recursos inmuebles. Nuestra normativa ha recibido la llamada “teoría del título y modo” en lo que se refiere a la adquisición de recursos inmuebles, aplicable a la compraventa, permuta y demás figuras que dan la adquisición de recursos inmuebles por contrato.

a) El “título” es el acto por el que se establece la intención de enajenar y al fin y al cabo de transladar el derecho. Entiéndase el término título no en el sentido material del archivo mismo, sino más bien en la expresión de una intención recíproca entre el cedente y el adquirente. A fin de que permanezca el «título», por consiguiente, no va a ser preciso ningún archivo escrito, basta que ámbas partes hayan convenido las condiciones de la transmisión.

El valor de este aviso es increíblemente prominente y el valor pírrico, pero dado que algo sea muy aconsejable no lo transforma en obligación o aun en una sección clave de la operación.

Edito esta entrada para poner el link a los resúmenes de 2 sentencias de los Ts que vienen a arrojar excepcional luz sobre lo que es el tercero al que tiene relación el producto 34 de la ley hipotecaria.

  1. 12 noviembre 2013.-
  2. 21 enero 2014.-