La industria de la confección se encuentra dentro de las mucho más contaminantes de todo el mundo. Su producción supone la utilización de enormes volúmenes de agua y además de esto la contamina.

30 de marzo de 2021

Qué tejidos ocultan sus mangas

La industria textil es la segunda contaminadora del medioambiente. Emplea el 97% de sus materias primas de fuentes vírgenes y solo el 2% de fuentes recicladas. De los 53 millones de toneladas de fibra que se generan para la industria, el 12% se desaprovecha a lo largo de la producción de prendas de vestir, estas compañías son causantes del 20% de las toxinas que se vierten al agua.

El desarrollo de teñido pertence a las etapas mucho más contaminantes de la producción textil. Es en este desarrollo donde se gastan enormes proporciones de agua y artículos químicos, varios de los que son tóxicos para la salud y el medioambiente.

¿Cuál es el encontronazo ambiental de la ropa?

Para contestar a esta pregunta, debemos ver el encontronazo que tiene la industria en múltiples puntos ambientales.

Vamos a observarlos.

Sostenibilidad en la industria textil

La novedad es un gran salto adelante para llevar prácticas sostenibles a la industria textil. Hoy en dia, múltiples compañías, dentro Men’s Wearhouse, Burberry y Adidas, han licenciado la tecnología 37.5 para modelos de prominente desempeño que van desde pantalones hasta prendas exteriores. Cabe indicar que esta tecnología asimismo encontró empleo en el espacio de productos para la vivienda, especialmente en la ropa de cama.

El aditivo está hecho de un material afín a la roca volcánica que es poroso y deja una humillación mucho más rápida mientras que afirma que los rellenos sanitarios activos capturen todas y cada una de las emisiones de metano, lo que podría achicar los impactos en general de su descomposición que contribuyen en buena medida al calentamiento global.

Empleo del agua

Se precisa mucha agua para generar textiles, tal como tierra para cultivar algodón y otras fibras. Se calcula que la industria textil y de la tendencia mundial usó 79 000 millones de metros cúbicos de agua en 2015, al paso que las pretensiones de toda la economía de la UE ascendieron a 266 000 millones de metros cúbicos en 2017. Para crear solo una remera de algodón, se precisan en torno a 2 700 litros de agua dulce, bastante para abastecer las pretensiones de agua bebible de un individuo a lo largo de un par de años y medio.

Se calcula que la producción textil es quien se encarga de cerca del 20 % de la polución global del agua limpia por modelos de teñido y acabado.