El día de hoy pensamos que hay diversos tipos de sostenibilidad en función de su eje de actuación: Sociedad: sostenibilidad popular. El medioambiente: sostenibilidad ambiental. La utilización de elementos para la producción de energía: sostenibilidad energética. La economía: sostenibilidad económica.

La sostenibilidad no solo está relacionada con el medioambiente, sino más bien asimismo con el ambiente popular y económico, formando de este modo los tres pilares cuyo propósito es asegurar la integridad del mundo y progresar la calidad de vida.

Vamos a comprender un tanto mucho más sobre los tres pilares de la sustentabilidad:

Definición de sustentabilidad

La definición de sustentabilidad tiene relación a agradar las pretensiones recientes sin poner en una situación comprometedora la aptitud de las generaciones futuras a agradar las suyas, garantizando un equilibrio entre el desarrollo económico, el respeto por el medioambiente y el confort popular.

El avance sostenible es, por consiguiente, ese modo de avance que sostiene este especial equilibrio el día de hoy, sin poner en riesgo los elementos del mañana. Para conseguirlo, debemos utilizar la regla de las 3 r, la regla de las 5 r tal como la reducción de restos y basura. Con acciones como estas, tenemos la posibilidad de combatir contra el cambio climático y el calentamiento global.

Implementación de este diseño

Los artículos tirables pertenecen a este diseño sostenible. Hoy día, todavía existen muchos artículos que no son reciclables o de un uso. Además de esto, la mayor parte de las ocasiones, no entendemos dónde tirarlos. Es por este motivo que la meta del diseño sostenible se apoya en hallar un producto duradero y simple de reciclar. Además, usa modelos de producción justos con el medioambiente y con los trabajadores.

Este punto es vital. Para ser sostenible, el producto debe asegurar una producción de materias primas ligerísimamente invasiva y dominada. Tal como una preservación de los derechos laborales de los comprometidos en el desarrollo. Además, satisface la necesidad en su integridad sin perjudicar el deterioro del ecosistema.

Económicamente

En lo que se refiere a la economía, sería favorable empezar usando múltiples indicadores macroeconómicos de carácter popular y ecológico para valorar si las compañías son, aparte de rentables, sostenibles. . Hablamos a indicadores como el porcentaje de su transporte que efectúan de manera sostenible, el porcentaje de energías renovables que usan, la área de suelo que explotan de manera sostenible, por refererir solo ciertos ejemplos. De esta forma, el sistema económico global pasaría a depender de un desarrollo que tenga presente sus efectos tanto en la sociedad como en el medioambiente, lo que no sucede con el indicio de hoy (PIB).

Este indicio marca el valor de la producción de un país y, por consiguiente, se actúa por la iniciativa de que a mayor producción, mayor riqueza va a haber. No obstante, en esta medida estadística no se tienen presente muchas variaciones como las que comentábamos antes, lo que transporta a un colapso del mundo. ¡No lo perdamos de vista!

Géneros de sostenibilidad

Tenemos la posibilidad de detectar que el avance sostenible o sostenible se apoya en el avance de tácticas sobre tres componentes: sociedad, economía y medioambiente.